Y ella siempre se picaba

Dentro de un par de horas, mi mano derecha buscará con ahínco la zona genital del estomatólogo mientras pronunciaré la consabida frase de “¿verdad que no vamos a hacernos daño?”. O lo que es lo mismo, vamos a quitar la tercera muela del juicio; por tanto, con solo una de remanente, se podrá afirmar que cada día tengo menos juicio. Y con razón…

 

Anuncios

~ por Sir Worth en 7 marzo, 2012.

4 comentarios to “Y ella siempre se picaba”

  1. Bueno, pues suerte en el dentista!
    La verdad es que yo todavía las conservo todas, pero supongo que antes o después me tocará librarme de ellas, porque a veces me molestan.

    • Tengo que afirmar que no me ha hecho ni gota de daño; eso sí, he salido en plan yonki total, con un colocón que me ha ralentizado los sentidos… buf!!

  2. mi querido Sir… que TERROR! no se a quien le tengo mas miedo si al Dentista o al Proctologo… pero te deseo suerte…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: