Abandonado

Me despierto, y compruebo que esta noche te has marchado. Me has dejado, y te has largado con viento fresco. Y no sólo te bastaba con abandonarme, sino que encima te has llevado algunas de mis pertenencias; lo que no entiendo es para qué quieres tú parte de mi cajón de la ropa interior, pero para gustos y rarezas están los colores.

Confieso que durante los primeros minutos me he quedado un tanto consternado; mas luego la actividad cerebral ha retomado el control. Total, tampoco hacía falta ser ningún lince para saber a dónde te habías escapado. Me he puesto lo primero que he pillado y he bajado raudo a la calle. Y ahí estabas, con mis cosas y con el mal aspecto que da pasar una noche a la intemperie. Te he cogido entre mis brazos y te he vuelto a subir a casa; que ninguno rompiese el silencio entre ambos parecía lo obvio mientras ascendía cada peldaño de este edificio sin ascensor.

Ahora, desde el rincón de la cocina, me observas con la inmovilidad característica de quien tiene su estructura desencajada. No te perdonaré tamaña traición; eso te lo aseguro. Mañana mismo correré para comprarme un nuevo tendedero; y tras lavar de nuevo la misma colada, esta vez me aseguraré de que esté mejor fijado.

Ojalá te pudras en el vertedero…

Espero que el nuevo no me vuelva a dejar colgado...

Anuncios

~ por Sir Worth en 27 octubre, 2011.

2 comentarios to “Abandonado”




  1. no se que decir… lo peor es que suele pasar, y tan seguido…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: