Por alusiones…

Dejaré a un lado la entrada que tenía previsto escribir para hoy; ya habrá tiempo mañana u otro día. En lugar de eso, voy a proceder a responder un comentario que me he encontrado en la bandeja de pendientes de aprobación de la gestión de comentarios.

Parece ser que la entrada de ayer ha escocido a una de las amigas de las doñas; a continuación, para que nadie tenga que tomarse la molestia de buscar su réplica, la copio literalmente:

Me has decepcionado mucho tio, también como persona.
Pero bueno, en una cosa si tienes razón: Madurad. Que esto si que es una chiquillada del 15.

Bueno, pues ahora me toca el turno de responder. Vamos allá…

Nora, dices que te he decepcionado como persona; no sé cómo se puede decepcionar a alguien con quien apenas he cruzado cuatro frases en Iturri. Si las contadas ocasiones en las que hemos conversado te han servido para formarte una visión de mí como individuo, una de dos: o tienes unas enormes dotes premonitorias y precognitivas, o es que tiendes a juzgar a la gente a la ligera. Tú misma…

Si te he decepcionado por la entrada de ayer, puede deberse a dos motivos. Uno, porque piensas que no tendría que haber escrito públicamente lo que quería decir y habérselo soltado a las interesadas a la propia cara. Por ganas no fue, desde luego; pero no sé si tus amiguitas te contaron que se largaron el martes del local dejándonos con la palabra colgada en la boca mientras intentábamos dialogar la situación. Por tanto, como me imaginaba que los sectores afines a ellas iban a recibir su versión de los acontecimientos, me pareció totalmente oportuno dar la mía. Que también tengo derecho, creo yo; y, visto lo visto, me daba a mí que cualquier encuentro casual en Iturri o donde sea a partir de ahora se va a ver marcado por la distancia y la confrontación. Y parece que no iba muy desencaminado.

La segunda posibilidad de que el escrito haya causado mella en tu concepto sobre mí puede ser que consideres que las he faltado al respeto con el contenido del post. Creo que no ha habido ningún improperio ni epíteto de oprobio; sólo me limité a enunciar unos cuantos hechos reales y contrastables de los que tenía en la lista para demostrar su falta absoluta de compromiso con el grupo. Porque me podía haber explayado con unos cuantos detalles más, pero no hubise sido demasiado caballeroso por mi parte, aunque no me falte la razón.

Quizás puede parecer ofensivo el término “rémora” que apliqué en la última parte; pero, que yo sepa, no es ningún insulto si no un adjetivo bastante bueno para describir a alguien que no colabora para que la marcha del grupo sea hacia delante. ¿Sabes qué pasa si una de las ruedas de un coche no gira? Pues que éste describe círculos y no avanza en absoluto.

Lo último que se dijo antes de su marcha del local fue acerca de un cruce de comentarios de la anterior sesión. Tras un tema en el que cierta integrante metió la pata unas cuantas veces, no por un error de haberse deslizado un dedo un traste para arriba o para abajo, si no que literalmente no se sabía qué partes del tema iban en cada sitio, hice la observación de la necesidad de aumentar la práctica particular en casa; observación que se vio replicada por la otra susodicha argumentando que todos teníamos que practicar, con cierto tono tendencioso (¿olía a corporativismo?). Y sí, eso es cierto; pero parece que mi respuesta de que “uno más que otros” escoció. Creo que la explicación que he expuesto acerca de lo que me motivó a decirlo es bastante clara. Y vamos, por poner a otro miembro distinto como ejemplo, ¿cuántas veces le hemos dicho a Fernan, tanto Valen como yo, que tenía que practicar más los solos? ¿Y por eso ha puesto el grito en el cielo o se ha marchado de la misma, de malas maneras? La respuesta es un no rotundo.

Porque hay gente que no entiende el significado del término “crítica constructiva”, y se lo toma como un ataque personal. En la propia reunión se dijo que lo que se pretendía era que el grupo siguiese hacia delante; si hubiésemos querido que abandonasen su condición de integrantes, así se habría manifestado. Bastante más falso me parece hacer el paripé en una reunión en la que se querían dejar zanjadas las cosas, en las que había ocasión de hablar claro y sin pelos en la lengua, aguantar durante dos semanas con malas caras para terminar diciendo lo que soltaron este martes nada más llegar. Vamos, ¿por qué no abandonaron el grupo entonces? ¿Qué objetivo tenían, martirizarse e inmolarse en público?

Y dices que lo mío es una chiquillada del quince; pues no sé, qué quieres que te diga. Más me lo parece el hecho de ver cómo gente afín se ha desagregado del feisbuk, como por ejemplo tu caso. Pero vamos, no creas que me siento acongojado por ello, ni mucho menos. Si fuese tan mala persona, lo lógico hubiese sido que yo hubiese eliminado dichos contactos; pero no ha sido así ni por el forro, ¿no?

Si fuese tan sectario y tan chiquillo como intentas dar a entender con tu comentario, directamente éste no se hubiese aprobado ni publicado en mi blog personal. Pero no, ha visto la luz por partida doble y le he dedicado unos cuantos minutos de mi tiempo, y más de los que otras personas han empleado en, por ejemplo, dedicarse a buscar conciertos. Entiendo que he expuesto bastante el argumento, así que cada cual se formará la opinión pertinente. Eso sí, permíteme decirte que el cien por cien de las personas a las que se ha puesto al corriente de la situación han mostrado una postura que no apoya en absoluto las tesis de tus amigas.

También puede que haya un tercer motivo, y es que no te hayan contado la historia tal y como fue, omitiendo detalles o añadiendo otros. Eso ya no lo sé.

De todas formas, te voy a dar un consejo: infórmate bien antes de opinar en público.

Agures

Anuncios

~ por Sir Worth en 4 agosto, 2011.

4 comentarios to “Por alusiones…”

  1. En mi opinión creo que todo ha empezado con esta frase que rescato de estas misma entrada:

    “Porque hay gente que no entiende el significado del término “crítica constructiva”, y se lo toma como un ataque personal.”

    Y ante una crítica, un comentario o una opinión de cualquier tipo alguien puede reaccionar de diferentes maneras y, en mi humilde opinión, creo que Mary y Ziortza reaccionaron de la peor forma posible, lo que directamente ha tenido como consecuencia lo que todos ya sabemos.

  2. No voy a entrar al trapo. Lo siento.
    Contesto sólo a lo de Fecebook -te sigo dando la razón en lo de informarse antes de opinar- No os he quitado del Face, el face me chapó la cuenta.
    Si quieres lo publicas, si quieres no.

    • Ya; y lo mismo le ha ocurrido a Ziortza, Mikel, Martín,…

      Y, como ves, aquí se publica y se permite el acceso a todo el mundo; no como los citados, quienes tienen vetado su contenido en feisbuk a los que no pertenecen al colectivo de agregados. Yo no soy tan sectario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: