OÍDOS SORDOS

Lo sé; hace tiempo que vengo haciéndome el sueco, y no es precisamente por haberme mega-oxigenado el pelo; sobre todo, porque hace mucho que cedí mi lustrosa cabellera como pista de aterrizaje de emergencia para mosquitos desamparados.

Escucho su voz perfectamente, sin ningún tipo de distorsión, contándome mil y una historias que resuenan en mi cabeza; más mi actitud es pasiva, como si no existiera. Me siento como el esquizofrénico que se dice a sí mismo que esas frases sólo existen en mi imaginación, negando lo que percibo como evidente.

Me digo a mí mismo que algún día la volveré a hacer caso, que me pondré manos a la obra y daré rienda suelta a plasmar su incontenible cháchara; mas cada amanecer llega, y cuando no es por esto resulta que es por aquello; siempre aparece una buena excusa para dejarlo pasar.

Cada vez que me siento frente al teclado mis dedos hormiguean, nerviosos por corretear sobre los diferentes caracteres; deseosos de juntar lexemas, de concatenar vocablos y frases compuestas con retorcido sarcasmo. Sólo espero el momento en el que me decida a permitirles contaros todo lo que me sugiere la canción de la Tortuga.

Ves’ka Gan

Anuncios

~ por Sir Worth en 15 enero, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: