DESPERTAR TRUCULENTO

Esta mañana, tras el odioso graznido de los despertadores de dos móviles (el mío y el del curro), me he levantado igual que todas las mañanas de los días de labor. Esto es, con nulas ganas de trabajar. Como siempre, he ido completando los rituales rutinarios (visita a Roca, poner café, quitar legañas,…) y me he sentado frente a la tele para desayunar asomándome a lo acontecido (mediáticamente) en el mundo.
 
Mientras remuevo el azúcar voy escuchando la narración de la presentadora de turno; hasta aquí todo normal. Y de repente, alzo la vista… y observo la hora que aparece en la pantalla: las 8:40. Extrañado, miro mi reloj: 7:40. En los móviles, también.
 
Un sudor frío ha recorrido mi nuca, y he recorrido todas las demás cadenas, observando que coincidían.
 
Supongo que es una de las (pocas) desventajas de ser pelín antisocial. No me he enterado del cambio horario… así que a desayunar a toda pastilla y llegar (tarde) a esta bonita empresa que todavía no nos ha pagado la nómina de febrero. Grandioso panorama…
Anuncios

~ por Sir Worth en 30 marzo, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: