SE VIO

A saber qué extraño sortilegio, salido de alguna horrenda raedura, fue el que hizo efecto sobre esta página tan dispersa psíquicamente. A última hora de la tarde, justo antes de abandonar este potro de tortura, eché un nuevo vistazo… y todo estaba ok. Raro, raro… Como todo el día de ayer; contando con que me desperté, me volví a dormir… y abrí los ojos a las nueve menos cuarto, cuando entro aquí a en punto. Así que todo el día con una sensación extraña, amodorrado. Oj…
 
Hoy a la tarde me toca libre. En principio, esta semana es la última en lo que a las medias jornadas aleatorias se refiere; aunque quién sabe, igual acabamos convenciendo al jefe. Así que iré a comer tranquilamente a casa de ama; luego, a devolver un libro que le faltan treinta páginas (si es que no es forma de leer una buena historia de King), algo haré en casita y después a ensayar con los Inner. La sesión del sábado nos dejó muy buen sabor de boca, a mí al menos…
 
 
Anuncios

~ por Sir Worth en 30 septiembre, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: