VEINTIDOS

VEINTIDOS

 

Los recién llegados al Txalaparta están completamente calados, algunos incluso llevan sus ropas chorreantes debido al inmenso chaparrón que está cayendo. Pero no hace falta examinar su indumentaria para saber el parte metereológico; ya se encargan ellos de airear a los cuatro vientos, a voz en grito, cómo se las están gastando por ahí afuera.

Los integrantes del grupo sentado en la mesa del fondo les dedican varias miradas desaprobatorias; desde luego, están dando la nota bastante, rompiendo la magia del lugar con su estruendosa jarana.

-Lo que hay que ver –dice Jokin antes de dar un buen sorbo a su botellín de Voll-Damn.

-Sí; no hace falta ser demasiado observador para darse cuenta de que están totalmente fuera de lugar –las palabras de Willy sorprenden a Carlos; jamás hubiese creído capaz a su joven colega de semejante comentario.

-Puede que tengáis cierta razón –observa Carlos-, pero aún así, no es motivo para desdeñar su presencia. Ignoradles, y sigamos con nuestra conversación. ¿Alguien se acuerda de qué estábamos hablando?

Siguiendo la recomendación de Carlos, todos sus compañeros de mesa retoman su charla, intentando no prestar atención a las vociferantes necedades que les llegan del otro lado del bar.

En una de éstas, Carlos se levanta, condicionado por el próximo desbordamiento de su vejiga. No en vano, cuando la naturaleza llama, es difícil no hacerle caso. Entre las risas de sus acompañantes, que le regalan los oídos con cariñosos apelativos acerca de la vejez y la próstata, enfila hacia la puerta del baño, justo al lado de los barriles de cerveza que Asier almacena allí, a la espera de colocarlos en el serpentín. Los barriles vacíos, en cambio, reposan cerca de la salida, para facilitarle su recogida al repartidor de turno.

Aprovechando que la jugosa charla se medio interrumpe, Willy se dirige hacia la máquina de tabaco, que reclama a sus clientes con su luminoso anuncio desde su sitio, que no es otro que entre la barra y los barriles vacíos. Acaba de coger un cigarro, y al comprobar que sólo le quedan dos, quiere aprovechar para comprar ahora que puede. A saber si luego encontrará algún sitio abierto.

Al pasar junto al grupo de empapados jóvenes, Willy desvía la mirada al ver que varios pares de ojos se clavan en él, a la par que las voces se enmudecen.

-¡Oye, gafas! ¿No te ha dicho tu madre que fumar es malo? –Le suelta uno de los individuos quien, viendo que Willy pasa de largo, se levanta y se le acerca, interponiendo su enorme cuerpo entre el enclenque Willy y la expendedora de tabaco.

-Mira, tío, no quiero problemas –contesta Willy-. Por favor, déjame tranquilo.

-¿Me estás diciendo que te molesto? ¿Quieres pelea? ¡Me estás mirando mal!

En la mesa, los chicos de Stainless Steel acaban de percatarse del mal trago de Willy. Álex y Miguel ya se están levantando para salir y apoyar a Willy, pero Jokin les contiene con un gesto de su brazo. Extrañados, ambos guitarristas miran al bajo, quien responde señalando con su cabeza hacia el baño.

Siguiendo su mirada, aparece Carlos, recién salido del baño, levantando con cada mano uno de los barriles de cerveza llenos por encima de su pelada testa.

-Amigos, por favor –dice con un tono de voz tranquilo pero potente, mientras se encamina hacia la barra-, éste es un lugar donde nos juntamos para pasarlo bien. Así que mejor gastamos esta cerveza bebiéndola, en vez de derramarla si se golpea el envase…

Ante el montón de músculos portando tal peso como si nada, el joven recula hasta su taburete y conviene con sus colegas en abandonar el bar, ante la hilaridad de los parroquianos.

-Así es Carlos –le dice Jokin a Silvia-, es como una válvula de seguridad. Ya puede pasar lo que sea, que siempre lo solventa con serenidad y de la manera más segura para todos. Nunca le he visto fuera de sí… y créeme, el día que ocurra no quisiera que me pillase delante.

Anuncios

~ por Sir Worth en 6 junio, 2008.

Una respuesta to “VEINTIDOS”

  1. La cosa empieza a animarse. Seguimos a la espera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: