ASALTO AL PODER

Ahora que se van acercando las elecciones generales, recupero este texto que escribí hace unos meses; que conste que es un relato DE FICCIÓN, no vayáis a pensar cosas que no son…
 
________________________
 

ASALTO AL PODER

 

Frente al congreso de los diputados, hordas de periodistas se agolpaban delante de las puertas, buscando un buen plano desde el que retransmitir uno de los momentos más impactantes de toda la historia reciente de la política del país.

 

Todos los reporteros, cada cual a su manera, narraban el meteórico ascenso del Partido de la Gente Desilusionada y su cabeza de lista en las últimas elecciones generales, el hasta hace pocos meses totalmente desconocido Arturo Guinea. Ningún analista político era capaz de dar una explicación mínimamente racional del éxito del P.G.D.; simplemente, efectuaron una campaña muy simple pero con un tremendo calado en las masas sociales.

 

Mientras, dentro del Hemiciclo, los distintos congresistas tomaban sitio en sus respectivos asientos; se acercaba la hora de la investidura de Arturo como presidente del gobierno. Era un hecho claro; habían obtenido mayoría absoluta, por tres escaños, pero aún así absoluta.

 

Los jefes del servicio de seguridad corrían nerviosos de un lado a otro; habían recibido un soplo de que se iba a producir algún tipo de atentado por medio de artefacto explosivo para sabotear el acto. Pero bajo ningún concepto nadie quiso anular la sesión; era un golpe de efecto, mantener la fuerza de la democracia.

 

Tras varias intervenciones, por fin llegó el momento más deseado; el turno de Arturo Guinea. Subió a la tribuna, y con voz grave y profunda comenzó su discurso:

 

-Buenos días a todos, señorías; hoy es una fecha señalada en el calendario. Hoy da comienzo una nueva era en nuestra sociedad. El Partido de la Gente Desilusionada ha obtenido un respaldo más que importante, y es un buen motivo para que todos ustedes reflexionen. Los votantes, la gente de la calle, el pueblo, está más que harto de promesas vanas de los políticos de siempre; palabras que nunca cumplen. No va a ser así en nuestro caso. El primer punto de nuestro programa consistía en acabar con el sistema actual, amparo de corruptelas y de personajes apoltronados en el poder…

 

Todos profirieron un grito, a caballo entre la sorpresa y el miedo, cuando Arturo desplegó su chaqueta y dejó a la vista un chaleco cargado de explosivos; al mismo tiempo, todos sus compañeros le imitaron.

 

-Señorías, -prosiguió Arturo-, somos un puñado de enfermos terminales, y desde hace tiempo llegamos a la conclusión de que pondríamos fin a todo este corrupto sistema político si llegábamos al poder. No nos asusta la muerte; de hecho, la llevamos esperando desde hace demasiado. Y ya que es inevitable, pretendemos que, por lo menos, sirva de algo. Si me disculpan, procedamos…

 

Desde el exterior, el zambombazo de la explosión fue comparado con el de la caída de las Torres Gemelas…

Anuncios

~ por Sir Worth en 22 enero, 2008.

2 comentarios to “ASALTO AL PODER”

  1. ¿Ficción eh? Ya podia ser verídico, por lo menos para dar un sustillo a todos los impresentables que nos "gobiernan"

  2. Bueno, sin desear mal a nadie; pero es que…¡manda huevos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: